Segunda parte

Si no has leído la primera parte, puedes hacerlo aquí.

El impacto del cambio que comentamos en la primera parte es enorme. Ya que para gestionar este nuevo negocio es necesario construir rápidamente una red compleja y sobre todo grande. ¡Es necesario pasar al retail! Distribuir una tonelada de cocaína en sobres de un gramo por todo México no es fácil (aunque a veces parezca que sí lo es). Se acuña aquí el popular término “narcomenudeo”. Se necesitan muchas manos, es como tener cientos de vendedores de AVON, que cada tiempo hay que surtir.

Este modelo, además de la cadena de distribución, requiere de un ejército de individuos staff que “acompañan” a nuestros representantes de ventas. Estos individuos se encargan de mantener territorios, controlar fisgones (así como policías, jueces, etc), y en general mantener el orden. Tal parece que para ser narco hoy se necesita un buen libro de management para poder gestionar 500, 1000 o tal vez 3000 “colaboradores”. Mantenerlos unidos y motivados debe ser todo un reto.

Modelo horizontal

Entonces el modelo de negocio cambia hacia un Modelo Horizontal de tipo Red: compuesto por agrupaciones puntuales, con autonomía en la ejecución, y estructuras muy inestables. Gayraud vincula a Tríadas chinas y la Camorra italiana en esta variante de mafia, mucho más violenta y agresiva, pero sobre todo sin reglas.

En primer plano, estas redes pueden ser atractivas ya que se forman fácilmente, su costo para los capos es relativamente bajo, ya que es como un outsorcing, sin embargo, con el tiempo estas redes son inestables y difíciles de controlar. El middle-management se vuelve un problema ya que cambia de bando fácilmente, incluso en algunos casos toman vida propia. Por otro lado, surgen también muchos miembros de la red, pequeños entrepreneurs, que en sus tiempos extras desarrollan algunos negocios periféricos, muchos de ellos extremadamente violentos.

Hoy vemos como el modelo se ha ido transformando, surgen actividades más desarrolladas, por ejemplo la extorsión. Actividad fácil de poner en práctica, muy lucrativa, no requiere de grandes inversiones y tampoco genera gastos y en general no conlleva un delito penal grave.

Y una vez puesto el nuevo modelo en escena comienza la guerra!. Al inicio sólo entierran sus muertos, pero después también los nuestros!. Este inicio fue para mí como una imagen fugaz en un país distante. Nos quedamos mirando el televisor, aburridos, pero sobre todo indiferentes. Después sí que se puso interesante……

“De un sadismo y de un ensañamiento que, como el tiempo ha demostrado, ni fue útil, ni práctico, ni conveniente”

Fritz Straffer, Historia del Castigo y la Tortura.

Una extraña época

Sin duda, entramos en una extraña época en la cual nadie fijó los límites. El terror, la extravagancia que genera miedo. Hordas sueltas en las calles, combates de verdad, con miles de balas, granadas, vehículos especiales, etc. Y al final lo mas triste, la materialización de la amenaza, una amenaza cumplida en la plaza. Como cuando él héroe lucha contra el villano y éste para hacerle daño atenta contra “sus civiles”, el héroe sabe que no puede dejarlos morir y claudica. Hoy la lucha esta perdida. Podemos pelear uno a uno, podemos limpiar nuestras policías y jueces, pero justo a un paso de ganar siempre estará la granada en la plaza y el héroe tendrá de rendirse para proteger a sus civiles.

Debemos preguntarnos ¿que es lo que hace que el villano sea más violento?. Su desorganización lo obliga a repeler los ataques con extrema violencia. Debemos recordar que también está confundido, el cambio fue muy rápido, ni él sabe realmente cuales son sus obligaciones/límites.

Al final, la historia la vemos todos los días, pero esta vez está demasiado cerca. Imposible ser indiferente. 

“I have to return some videotapes”

Bret Easton Ellis, American Psycho.

Hoy y mañana

Cortar una cabeza debe ser un procedimiento poco natural, incluso para un buen carnicero. Como siempre, nos preocupan las cabezas de hoy, sin embargo a mí también me preocupan las de mañana. Es claro que después de realizar un sinnúmero de actos violentos un individuo difícilmente puede sentarse en un call center resolviendo amablemente reclamaciones de tarjetas de crédito. Que harán los narcos en 10 años?. De esto existe mucha evidencia, por ejemplo, la difícil integración a la sociedad de los veteranos de la guerra de Vietnam, o bien los niños soldados de Laurent Kabila, perdiendo incluso el habla para siempre. ¿Perderán el habla también los narcos?.

¿Que vamos a hacer cuando esto acabe, cuando todos volvamos a casa?. Probablemente tendremos más miedo. No nos damos cuenta que los efectos de esta violencia durarán por décadas directa o indirectamente. El costo económico es incalculable.

Nadie gana

Por eso es urgente parar hoy, en una guerra como esta a nadie le interesan los héroes, nadie gana. Es necesario parar, el enemigo no es vencible sólo controlable. Solo falta voltear a otros países y ver que hoy coexisten con grupos ilícitos sin que esta convivencia dañe la paz social de forma generalizada.

“…cada uno aprende a permanecer dentro de sus fronteras y respetar el territorio del adversario. Al final se llega a una especie de aceptación del otro. Entre los dos universos (estatal y criminal) no se establecen relaciones de separación sino de contigüidad”.

Gayraud.

Creo que es momento de aceptar una derrota anticipada y establecer ejes para desarticular el modelo actual, estableciendo esquemas para que podamos volver a un modelo más ordenado del sector, es necesario que a México regrese el “Crimen Organizado”. Derrotismo diría el lector, sin embargo, le pido que lo piense dos veces, estamos perdiendo una guerra que no era nuestra y hasta hoy los muertos solo son al sur del Río Bravo.

Confío en que el gobierno entienda esto y nos permita hacer un alto en el camino y dejar que los grupos de poder se reacomoden, pudiendo así el gobierno enfocarse a acabar por ahora con quien no acepte un estado de orden o más bien de contigüidad.

No creo que la solución sean más helicópteros, armas, dinero….en eso siempre tendremos menos que ellos. Necesitamos luchar contra quienes han hecho del narcotráfico (import-export) un negocio secundario y hoy enfrentan al estado. Pero no se pueden pelear dos guerras.

Señor Trump, hoy no puedo hacer mucho para que la droga no llegue a sus hijos. Primero tengo que cuidar que no mueran los míos.

Pedro Valdez

6 por ciento

Aproximadamente 12.8 millones de norteamericanos, cerca del 6 por ciento de la población mayor de doce años, usa drogas ilegales regularmente (en los últimos treinta días). Este número de usuarios del “mes pasado” representa una disminución de cerca de 50 por ciento del pico de veinte y cinco millones registrados en 1979 — una disminución que representa un cambio extraordinario en el comportamiento. A pesar de esta disminución, mas de un tercio de los norteamericanos mayores de doce años han probado una droga ilícita. Afortunadamente, cerca de sesenta millones de norteamericanos que usaron drogas ilícitas en su juventud, rechazan esas substancias cuando son adultos, según Nacional Criminal Justice Referente Service.

Si esto es cierto, sólo queda esperar a que los gringos se hagan viejos.

4 COMENTARIOS

  1. En verdad es excelente el contenido de su visión Pedro, le felicito y acá estamos en una encrucijada porque el gobierno no entiende cuales son narcos y cuales son delincuencia organizada y está permitiendo toda clase de delitos sin control

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí