Leer a Javier Cercas es como destapar una botella de vino. Es un enigma lo que vendrá. El vino es una sustancia viva que no deja de cambiar y por tanto sorprendernos. Hace algunos años leí Anatomía de un Instante, de Javier Cercas. Libro que narra los eventos de la toma del congreso el 23 de Febrero de 1981, considerada como la prueba de fuego para aquella incipiente democracia española.

El ensayo es fantástico, en la narrativa como en el rigor de los hechos y datos, hoy muy presente por la discusión sobre el papel del rey en la transición a la democracia y el rol que debe asumir la monarquía en la España del siglo XXI. Sin declararme a favor o en contra en esa discusión (que bien merece otra nota), al menos puedo decir que Cercas me ayudó a entender claramente este capítulo de la historia de España.

pedro valdez valderrama - javier cercas terra alta

Pero hoy, en esta nueva recomendación, toca un tema distinto. Y es que la publicación de sus más recientes novelas, Terra Alta en 2019 e Independencia en 2021, lo ha vuelto a colocar (ahora con el recurso de la novela) en el centro de la discusión.  Ambas basadas en la controvertida Cataluña de hoy. Marcan una sociedad que no termina de entender quiénes son realmente sus líderes y para que, o para quién salen a la calle.

En Terra Alta domina la novela policiaca con un anti-héroe creíble sin habilidades o poderes fantásticos, perfecto para una saga de dos novelas. Un misterio con sospechosos probables e improbables, traiciones y pérdidas. Se centra en un pueblo de la Cataluña Profunda, pero no por ello deja ver lo que subyace en una sociedad que busca algo, entre identidad y cambio.

La conexión con México aporta, como no podía ser de otra forma, el lado violento a la novela. Triste pero queda bien y la hace aún más verosímil. Ya que los actos violentos que ahí se narran al parecer sólo podrían ser ejecutados por “gente de fuera”. Tal vez esa es una de mis grandes reflexiones sobre la novela y pesares, que el estereotipo de la violencia extrema venga de mi país. Cercas lee a Don Winslow, seguramente de esas líneas se viste la triste conexión mexicana.

Al final Terra Alta define al personaje central y lo prepara para lo que vendrá en Independencia, la segunda novela de la saga. Donde el crimen se devela, pero no el que el policía persigue, el crimen que sale a la luz es el perpetrado contra la sociedad catalana.

pedro valdez valderrama - javier cercas independencia

La sociedad de esta región de España, que por un tiempo pensábamos cosmopolita y europeísta, por detrás tenía un titiritero de lo más obscuro, el dinero de la oligarquía catalana gestionando el poder y manipulando. Lo más absurdo es como el poder pierde ante los locos, políticos de pueblo, con mucho corazón, como Puigdemont. “El catalán que no quiere la independencia, no tiene corazón; el que la quiere, no tiene cabeza”.

En esta trama también surge una supuesta alcaldesa. Por más que Cercas lo niegue, es copia fiel de Ada Colau, uno de los políticos que más daño ha hecho a Barcelona. La novela la ridiculiza, aunque la realidad es peor.

pedro valdez valderrama biblioteca

En fin, ambas novelas excelentes, me causaron nostalgia de los tiempos que viví en Barcelona hace ya veinte años. Los recorridos, las calles y barrios aún me saben a esa época. Tal vez por eso, me niego a volver para no desilusionarme y evitar ver como algunos caníbales se han devorado su país.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí